Posturas cómodas lactancia materna

Posturas cómodas para la lactancia materna

Una buena postura, vital en la lactancia materna

Cuando una madre encuentra una posición cómoda para amamantar, es más probable que su bebé tenga un agarre profundo al pecho y se alimente eficientemente. Esto reduce el riesgo de dolor en los pezones, mastitis, dolor de espalda y otros problemas que desaniman a tantas mujeres a seguir amamantando.

La comodidad no es fácil

El embarazo y el parto suponen una enorme carga para el sistema musculoesquelético de la mujer, pues aumentan su peso, alteran su postura y relajan sus ligamentos

Una alta proporción de mujeres con dolor de lumbares durante el embarazo, todavía lo tienen más de un año después de dar a luz, y el 20% experimenta síntomas tres años después . La prevención o el tratamiento del dolor lumbar en el embarazo pueden ayudar a reducir la incidencia del dolor recurrente después del parto.

Dolor posparto y comodidad al amamantar

Dar a luz supone un estrés adicional para el cuerpo de la mujer, ya que más de una cuarta parte de las mujeres experimentan disfunción de la articulación sacroilíaca, lo que puede ser una fuente de dolor lumbar. Esto puede dificultar que la madre se siente y sostenga a su bebé cómodamente.

 

Consejos para mujeres embarazadas

  1. Usar almohadas para sujetar la barriga cuando esté acostada.
  2. Girarse de lado cuando se siente y mover suavemente las piernas hacia abajo cuando se levante de la cama.
  3. Realizar ejercicios suaves como nadar, hacer yoga y caminar.
  4. Reducir los calambres en las piernas: estirar suavemente, moverse y beber mucho líquido.

 

Apoyo a la lactancia materna para madres con cesárea

Mapa de cesáreas
Betrán, A. P., Ye, J., Moller, A. B., Zhang, J., Gülmezoglu, A. M., & Torloni, M. R. (2016). La tendencia creciente en las tasas de cesáreas: Estimaciones mundiales, regionales y nacionales: 1990-2014. PloS one, 11(2), e0148343. doi:10.1371/journal.pone.0148343. Investigación regional de Lansinoh sobre las cesáreas 2018.

Las cesáreas por razones médicas, como la placenta previa, el sufrimiento fetal o la posición anormal, pueden salvar la vida de mujeres y bebés. Sin embargo, la tasa mundial de partos por cesárea se ha duplicado en los últimos 15 años hasta alcanzar el 21% (muy por encima del 5-15% recomendado por la Organización Mundial de la Salud) y está aumentando anualmente en un 4%.5 En algunos países, la proporción es aún mayor. Más de un tercio de los bebés en los Estados Unidos nacen por cesárea, mientras que en Brasil, Egipto y Turquía, la cifra es superior al 50%. Entre los factores que contribuyen a las tasas más altas de cesáreas se incluyen más nacimientos de madres mayores, nacimientos múltiples debido a la reproducción asistida, las preferencias personales de las mujeres, así como razones económicas, institucionales, sociales y culturales. Las mujeres que dan a luz por cesárea tienen menos probabilidades de iniciar la lactancia materna en las primeras 24 horas, lo que constituye un indicador importante de la continuación de la lactancia materna. Sus bebés también tienen menos probabilidades de tener contacto directo con sus madres inmediatamente después del parto.

 

El contacto piel con piel después de una cesárea

La Organización Mundial de la Salud aboga por el contacto piel a piel entre un recién nacido sano y su madre a partir del nacimiento. Esto puede ser más difícil después de un parto por cesárea, pero se puede lograr después de una cesárea sin complicaciones, una vez que la madre y el bebé estén clínicamente seguros, receptivos y alertas.

Lactancia materna

Los beneficios del piel con piel

La primera hora del nacimiento es un momento sensible para la madre y el bebé, por eso se le llama a veces la “hora sagrada”.

Beneficios para la madre

Beneficios para el bebé

Reduce el estrés

Promueve la estabilidad fisiológica:

  • Ritmo cardíaco
  • Respiración
  • Azúcar en sangre
  • Temperatura

Mejora la respuesta de la madre

Reduce el llanto

Mayor confianza en poder amamantar

Mejores resultados en la lactancia materna

Beneficios maternos e infantiles del contacto piel a piel

El contacto de piel a piel después de una cesárea puede ser muy beneficioso para establecer la lactancia materna exclusiva; de hecho, las investigaciones muestran un impacto positivo en las tasas de lactancia materna exclusiva. En 2014, Brady y cols. encontraron que las madres expuestas al contacto piel con piel inmediato durante la cirugía de cesárea aumentaron las tasas de lactancia del 30% al 63%. Las mujeres que experimentan piel a piel durante un parto por cesárea encuentran que la experiencia es muy tranquilizadora, ya que se concentran en su recién nacido en lugar de en el procedimiento quirúrgico.

Los beneficios de la crianza biológica para una lactancia temprana

Las madres que experimentan partos por cesárea, partos medicados o dolor posparto pueden tener dificultad para sentarse después del nacimiento. En estas circunstancias, la lactancia materna puede ser iniciada con éxito por las madres que adoptan una posición de lactancia materna más “relajada”, a veces llamada “biological nurturing” o crianza biológica. En la crianza biológica:

  • La madre se estira con todo su cuerpo bien apoyado para que su espalda, hombros, cuello y cabeza estén relajados.
  • El bebé, desnudo o con solo un pañal, se coloca sobre su pecho para que todo su cuerpo esté mirando y tocando la piel de su madre.

La lactancia en una posición relajada como esta, estimula hasta 20 reflejos neonatales primitivos, de modo que un bebé sano se movería instintivamente hacia el pezón de su madre y se agarraría para alimentarse.

Biological nurturing

La crianza biológica ayuda al bebé a adaptarse a la vida fuera del útero. Además de la familiaridad del olor de su madre, su calor y los latidos de su corazón, no hay presión en su columna vertebral ni en su cabeza. Para la nueva madre no hay reglas que recordar y no hay tensión en las manos, muñecas, hombros o espalda. A diferencia de lo que sucede en las posiciones de cuna o acostado de lado, la gravedad no aleja al bebé de la madre. De hecho, con la gravedad a su favor, es más probable que el bebé logre un agarre profundo y una transferencia eficiente de leche, y es menos probable que la madre sienta dolor en los pezones. Además, durante una hora o más, eleva los niveles de la hormona prolactina en la madre, que aumenta la producción de leche materna. Una alta proporción de las madres que se someten a cesáreas o a partos con medicamentos, pueden iniciar y continuar con éxito la lactancia materna mediante la crianza biológica. Una madre después de una cesárea puede encontrar más cómodo poner a su bebé sobre su hombro con sus piernas y pies apoyados en la almohada de la cama, lejos de la cicatriz, para que el bebé pueda agarrarse al pezón mientras ella se relaja cómodamente.

Presentamos la Almohada de Lactancia de Lansinoh

Almohada de lactancia Lansinoh

Puede ser usada en múltiples posiciones. Su diseño es perfecto para madres con cesárea

A diferencia de la almohada de lactancia tradicional en forma de U o de V, la Almohada de Lactancia de Lansinoh se desliza sobre el brazo en lugar de alrededor de la cintura, lo que permite que la madre levante al bebé cómodamente hacia el pecho en lugar de inclinarse hacia adelante. El diseño innovador promueve una buena postura, reduce la tensión en la espalda y alivia las muñecas y los hombros doloridos. También es perfecta para mujeres que se están recuperando de una cesárea, ya que mantiene la presión – y las patadas del bebé – lejos de la barriga de la madre durante la toma. Proporcionar soluciones a los problemas de lactancia materna de las madres es la esencia de todo lo que hacemos en Lansinoh. Nuestro primer y más famoso producto, la Lanolina HPA®, fue desarrollada por nuestra fundadora, Resheda Hagen, en su cocina, después de que descubriera las propiedades calmantes de la lanolina natural en sus propios pezones doloridos cuando amamantaba por primera vez. Treinta y cinco años después, estamos encantados de presentar la ingeniosa solución de la lactancia materna de otra madre. Tiffany Meinhart, una madre de tres hijos, que ideó el diseño de nuestra almohada de lactancia materna cuando tenía dificultades para alimentar cómodamente a su hijo menor después de una lesión en la espalda. Al crear una almohada que se ajustaba al brazo, en lugar de alrededor de la cintura, se dio cuenta de que podía amamantar sin forzar la espalda, el cuello o los hombros y amamantar a su bebé en un abrazo cerrado que ayudaba a estimular sus propios reflejos naturales de amamantamiento y los de su bebé.

 

Guía: Posturas cómodas para la lactancia materna

Guía Posturas cómodas para la lactancia materna

 

Linked Products

  • Almohada de Lactancia

    2 reseñas totales

    Precio habitual
    €26,49
    Precio habitual
    Precio de venta
    €26,49
    Almohada de Lactancia