Mastitis

Mastitis

Síntomas de la mastitis:

  • Aparece un bulto doloroso y duro en el pecho
  • Sientes un calor inusual en un área del pecho
  • Ese área se nota enrojecida y con dolor
  • Percibes un abultamiento general tras la toma
  • Sientes dolor y decaimiento

Tratamiento de la mastitis:

  • Alimenta a tu bebé de ambos lados on frecuencia cada 2-3 horas (incluso durante la noche), drena el pecho afectado y extráete leche entre tomas
  • Intenta descansar más
  • Aplica calor húmedo o seco sobre el área afectada (por ejemplo, Thera Pearl de Lansinoh, una botella de agua caliente, compresas calientes, un baño o una ducha)
  • Masajea el área dolorida, desde la pared del pecho al pezón, antes y durante la toma
  • Evita usar ropa ceñida

Sin embargo, si después de 8-24 horas, no hay mejoría y:

  • Tienes fiebre superior a 38,4ºC
  • Descubres pus o sangre en tu leche
  • Aparecen franjas rojas en tu pecho
  • Tienes los síntomas de una gripe>

entonces es una buena idea visitar a tu médico, quien puede sugerirte el uso de antibióticos para la mastitis que sean compatibles con la lactancia.

Las causas de la mastitis incluyen:

  • El destete abrupto o tomas irregulares, lo que provoca que tus pechos se llenen o hinchen
  • Ropa ceñida o presión sobre el pecho
  • Agarre incorrecto del bebé al pecho
  • Pezones doloridos o agrietados

El vaciado de los pechos es lo más importante y, ya desde el nacimiento, la lactancia materna frecuente y sin restricciones ayuda a conseguirlo. Tu resistencia a la infección disminuirá si estás anémica, agotada o muy cansada.

Alimentar al bebé durante un ataque de mastitis

Es importante continuar amamantando durante la mastitis para evitar la posibilidad de desarrollar un absceso mamario. Amamantar con mastitis no es perjudicial para el bebé, ya que la leche contiene anticuerpos que lo protegen de la infección.

La mastitis generalmente solo afecta un pecho. Se recomienda iniciar la toma del pecho afectado en primer lugar. La leche materna puede tener un sabor más salado, por lo que es útil probar diferentes posiciones de lactancia para alentar al bebé a aceptar el pecho. Si aun así el bebé se muestra reacio, muchas madres se extraen la leche para mantener el suministro hasta que pierde el sabor salado, generalmente en una semana.

Te recomendamos que leas nuestra guía práctica sobre pezones doloridos durante la lactancia, que incluye consejos y sugerencias para ayudar a aliviar el dolor en los pezones.