lactancia materna Lansinoh

Lactancia materna: ¿sí o no?

La lactancia materna es uno de los momentos más bonitos e íntimos de la experiencia de ser mamá. Además, la leche materna es una gran fuente nutritiva para el bebé. No obstante, al dar el pecho, muchas mujeres sufren problemas y desafíos que son difíciles o, a veces, imposibles de superar. ¿Qué pasa con esto?

Es común escuchar que las mujeres que no pueden dar el pecho a sus hijos sienten que son «malas madres» o que no están cumpliendo lo que se espera de ellas como madres. También existe la preocupación de que, si una mamá no es capaz de amamantar a su hijo, no lograrán forjar un vínculo emocional con él.

Si alguna vez has pensado de esta forma, queremos que sepas que la maternidad no es sólo dar el pecho. Siempre que una madre quiera a su hijo, se formará ese vínculo especial, ya que el único condicionante para que eso sea posible es el amor incondicional. Por ello, queremos dejar claro que está bien si la madre quiere dar el pecho y está bien si la madre no quiere dar el pecho.

No obstante, los estudios han demostrado que la leche materna es la mejor opción para alimentar al bebé, sobre todo, durante los primeros seis meses de vida. Una solución para que el pequeño se nutra de leche materna sin necesidad de mamar son los sacaleches, que permiten obtener todos los beneficios de la lactancia pero sin sufrir la irritación y dolor en los pezones.

Para las mamás, es recomendable dar el pecho por las siguientes razones:

  • Provoca la liberación de la oxitocina, la hormona «del amor» y «de la felicidad», que ayudan al incremento de la relajación y a la reducción del estrés.
  • Disminuye el riesgo de cáncer de mama, de ovario y de útero.
  • Reduce el riesgo de padecer obesidad y diabetes tipo 1 y 2.
  • Aumenta la resistencia ósea, lo que dificulta la osteoporosis.
  • Moviliza las reservas de grasa y permite quemar hasta 500 calorías al día.
  • Permite ahorrar tiempo, puesto que la leche está atemperada y no hay que preocuparse por la esterilización de los biberones.
  • Permite ahorrar dinero, pues es gratuita.
  • Retrasa el regreso de la menstruación (que no implica la anticoncepción).

Por supuesto, también existen varios beneficios de la lactancia materna para el bebé, entre ellos:

  • Disminuye el riesgo de que enferme o desarrolle alergias.
  • Le protege contra infecciones leves, puesto que los anticuerpos de la leche materna refuerzan su sistema inmunitario.
  • Reduce las posibilidades de que padezca gastroenteritis o infecciones de oído y respiratorias.
  • Favorece el desarrollo de los músculos y los huesos mandibulares, gracias al movimiento que realiza al mamar.
  • Disminuye el riesgo de caries dentales.

Para facilitarte esta experiencia, además de los sacaleches, otra alternativa contra el dolor en los pezones es nuestra Lanolina HPA®, conocida como “la Crema Milagro”, que actúa calmando la irritación en el mismo día de su aplicación. Desde Lansinoh, te animamos a que, si eres mamá, en la medida de lo posible y siempre que verdaderamente quieras hacerlo, le des el pecho a tu hijo. ¡No estarás sola en ello!