¿Es seguro beber alcohol durante el embarazo o la lactancia?

¿Es seguro beber alcohol durante el embarazo o la lactancia?

Ya sea que estes actualmente embarazada o amamantando, es posible que tengas algunas preguntas sobre la seguridad de beber alcohol mientras crece y se alimenta tu pequeñ@. Si planeas disfrutar de las Navidades con un poco de alcohol, asegúrate de seguir estas recomendaciones.

¿Es seguro beber alcohol durante el embarazo?
Cuando estas embarazada, o planeas un embarazo, el enfoque más seguro es no beber alcohol en absoluto, y mantener los riesgos al mínimo para el bebé. Beber durante el embarazo puede provocar daños a largo plazo, y cuanto más bebas, mayor será el riesgo.

Beber durante la lactancia
El Departamento de Salud recomienda que las madres que amamantan no tomen más de una o dos unidades de alcohol por semana. Una unidad de alcohol es aproximadamente 25 ml de un licor, medio vaso de cerveza o 125 ml (pequeño) de copa de vino, aunque esto depende del grado de alcohol de la bebida. Consulte a su médico de cabecera o pediatra para obtener más información. De promedio, su cuerpo tarda una o dos horas en desechar una unidad de alcohol.

En Lansinoh, recomendamos siempre que si tiene la intención de tomar una bebida alcohólica en una ocasión especial, se extraiga leche materna antes de beber, desechar la siguinete toma después de haber ingerido la bebida alcohólica y alimentar a su bebé con la leche extraída. Debes asegurarte de que la lactancia materna esté establecida antes de intentarlo. También debes tener en cuenta que tus pechos pueden llenarse si dejas largos espacios de tiempo entre las tomas, por lo tanto, tener un práctico sacaleches en tu bolsa ayudará a aliviar la presión. El sacaleches eléctrico compacto de Lansinoh tiene el tamaño perfecto para llevarlo en el bolso y puedes conectarlo a una batería USB. También puedes extraerte directamente en nuestras bolsas de almacenamiento de leche materna, lo que hace que el tamaño del sacaleches sea mínimo.

Otro consejo sería que las madres que desean tomar una bebida podrían tomarla con la comida poco después de una toma, por lo que hay tiempo para procesar el alcohol antes de que el bebé necesite volver a alimentarse.

Si ha estado bebiendo alcohol, nunca comparta una cama o un sofá con su bebé y siempre beba mucha agua.