leche materna

Composición de la leche materna

Cuando nuestro bebé llega al mundo, la leche materna es el mejor alimento que podemos ofrecerle durante sus 6 primeros meses de vida (hasta los dos años, siempre complementada con otros alimentos que hagan su dieta variada). Pero, ¿Qué es lo que hace a la leche materna tan beneficiosa para nuestro bebé?

Composición de la leche materna por fases

El cuerpo es muy sabio, por lo que la composición de la leche materna va variando conforme a las necesidades del bebé. Por este motivo, cuando hablamos de la composición de la leche materna, debemos distinguir tres fases principales:

  1. La primera leche: el calostro

Se produce durante los primeros días después del parto. Es fundamental tanto para nutrir como para proteger al bebé. Lo que más la caracteriza es su color amarillento o anaranjado, y su densidad. Sus principales beneficios son:

  • Activa el sistema inmunitario del bebé
  • Protege sus neuronas
  • Contiene oligosacáridos que actúan como prebióticos en el intestino, reduciendo así el riesgo de sufrir una inflamación cerebral.
  • Ayuda a la formación de dientes y huesos gracias a sus vitaminas A, E y K.

  1. Leche de transición (semanas 2 y 3)

A los dos o tres días de nacer, como el bebé necesita más cantidad de leche, el cuerpo de la mamá aumenta la producción. El aumento es de 300-400 ml cada 24 h durante los tres primeros días hasta los 500-800 ml a partir del quinto día. A este aumento se lo denomina la “subida de leche”.

La leche de transición se caracteriza por su textura cremosa. Posee las mismas propiedades que el calostro, pero los niveles tanto de grasa como de calorías y azúcares son mayores, ayudando al desarrollo del sistema nervioso, cerebro y ojos del bebé.

  1. Leche madura (4 semana)

A diferencia de la leche producida en semanas anteriores, ésta contiene menos proteínas, minerales y vitaminas. Sin embargo, presenta un gran número de componentes bioactivos:

  • Hormonas, que aparte de contribuir al correcto funcionamiento de órganos y tejidos, regulan el apetito del bebé, sus patrones de sueño y a fortalecer el vínculo con la mamá.
  • Inmunoglobulinas, las cuales se encargan de neutralizar las bacterias y virus.
  • Encimas que aceleran las reacciones químicas del cuerpo.

¿Qué ocurre tras los seis meses de lactancia?

La lactancia inicial dura unos seis meses, tras los cuales el bebé comienza a ingerir alimentos sólidos. Sin embargo, la leche materna continuará suponiendo el 93% de las calorías diarias acumuladas, y entre los 11 y 16 meses de vida, supondrá aun el 50%. Por esta razón, la Organización Mundial de la Salud recomienda que la alimentación con leche materna se prolongue hasta los dos años de vida, siempre complementada con otro tipo de alimentos para hacer variada, equilibrada y saludable la dieta del bebé.

Como has podido comprobar, la leche materna supone un alimento esencial para el correcto desarrollo del bebé. Por ello, desde Lansinoh queremos ayudarte con nuestra experiencia y conocimiento en maternidad para que esta etapa te resulte lo más sencilla posible… ¡Mucho ánimo, Mamá!