beneficios masaje perineal Lansinoh

Los beneficios del masaje perineal

Durante estos meses, seguro que has dedicado mucho tiempo a pensar en cada mínimo detalle para preparar la llegada de tu bebé al mundo. Preparar tu cuerpo para ello es indispensable para asegurarte de que, tanto el parto como el postparto, sean en las mejores condiciones.

¿Alguna vez has oído hablar del masaje perineal? En este nuevo blog, te contamos en qué consiste y los beneficios que aporta este tipo de masaje a las mujeres embarazadas.

¿Qué es el perineo o suelo pélvico?

El perineo o periné es un conjunto de partes blandas (músculos y ligamentos) que cierran la parte inferior de la pelvis, y recogen órganos tan importantes como la vejiga, el útero y el recto.

¿Qué puede ocurrir en el periné a partir de dar a luz? Durante el parto, el perineo puede sufrir lesiones como desgarros o episiotomías, que a la larga pueden originar pérdidas de orina, dolor al mantener relaciones sexuales y prolapsos genitales, entre otros. En cualquier caso, el masaje perineal actúa como un factor preventivo para todas estas afecciones.

¿Qué es el masaje perineal y cuáles son sus ventajas?

El masaje perineal es una técnica que puedes realizar tu misma, o con ayuda de otra persona, que consiste en la realización de movimientos con los dedos en la entrada de la vagina.

Realizar el masaje de la zona perineal durante el embarazo (y también en el postparto):

  • Aumenta la elasticidad de los músculos del periné.
  • Minimiza el riesgo de desgarro o episiotomía durante el parto.
  • Reduce la resistencia muscular.
  • Favorece la circulación sanguínea.
  • Reduce el dolor perineal en el postparto.

¿Cuándo y cómo se realiza el masaje perineal?

Se recomienda realizar masajes perineales a partir de la semana 32 de tu embarazo, un mínimo de dos veces por semana, con una duración de entre 5 y 10 minutos.

¿Preparada para comenzar?

  • Primero, lava bien tus manos con jabón y agua, y asegúrate de que tus uñas están bien cortadas.
  • Busca un lugar y posición cómodas que te permitan relajarte. Para ello, puedes utilizar paños calientes en la zona del perineo.
  • Lubrica tus pulgares (o bien, los dedos índices en el caso de que otra persona realice el masaje) e introdúcelos en la vagina (2-3 cm), realizando una ligera presión hacia el ano hasta que sientas un hormigueo.
  • A continuación, balancea tus dedos de un lado a otro durante 2 ó 3 minutos.
  • Por último, vuelve a presionar hacia el ano y hacia fuera al mismo tiempo durante 2 ó 3 minutos.

Ahora ya lo sabes, si eres una futura mamá, el masaje perineal va a ser un aliado imprescindible durante tu embarazo. La constancia del masaje es la clave para que la recuperación postparto sea rápida y sencilla. ¡Mucha suerte en el parto, mamás! 😊